VACUNAS COVID-19

¿Por qué deben vacunarse los niños y adolescentes?

La vacuna contra el COVID-19, previene la enfermedad y disminuye su gravedad y mortalidad.

Los niños y adolescentes no están exentos de padecer la enfermedad en cualquier grado de gravedad, por lo que la vacuna les protege a ellos, además de a su familia y a los demás, pues se reduce la propagación del COVID-19 en la comunidad.

¿Son seguras las vacunas?

La seguridad ha sido evaluada a través de ensayos clínicos sometiéndose a los controles habituales de las Agencias Reguladoras de Medicamentos, a pesar de ello, es posible que tenga algunos efectos secundarios.

¿Cuáles son los efectos secundarios muy frecuentes o frecuentes?

En el brazo donde le pusieron la vacuna: dolor, enrojecimiento, hinchazón.

En todo el resto del cuerpo: cansancio, fiebre, dolor de cabeza, escalofríos, dolor muscular, de articulaciones, naúseas.

¿Qué hacer?

Las reacciones más frecuentes pueden presentarse hasta 72 h después de la vacunación. En este caso para reducir el dolor de molestia en lugar de inyección, ponga un paño húmedo y frío sobre la zona.

En la mayoría de los casos las molestias causadas por fiebre o dolor son normales, y desaparecerán en 24-48h. Se puede administrar algún analgésico o antipirético de uso habitual. Si con estas medidas los síntomas no ceden o aumenta la intensidad de los mismos consulte con su pediatra o médico de familia.

Otros efectos menos frecuentes

Erupción cutánea, urticaria, aumento del tamaño de ganglios, insomnio, mareo.

Y raros o muy raros

Parálisis facial de Bell, miocarditis y pericarditis.

Reacciones alérgicas graves:

Signos de inflamación (en labios, boca, lengua, garganta), erupción, picor palmar, dolor abdominal, dificultad para respirar.

Si ocurre una reacción adversa poco frecuente, grave o una inesperada (no conocida) contacte o acuda a su centro de salud. La notificación de los efectos adversos contribuye a la seguridad de la vacuna. Además, puede notificar a farmacovigilancia.extremadura@salud-juntaex.es

✓ La respuesta correcta de la vacuna es tras dos semanas de vacunación completa.
✓ La vacuna no exime de poder infectarse o contagiar.
✓ Si, tras la vacunación después de 72h, presenta otros síntomas no relacionados con la misma (tos, falta de aire, de gusto y olfato…) consulte con su médico de familia.

Ir al contenido