USUARIOS

En nuestra Área de Salud pretendemos propiciar una mejora de los conocimientos y actitudes de la población, al objeto de procurar que pequeños cambios en comportamientos y hábitos más saludables conlleven mejoras en su salud, actuando principalmente en dos niveles: Prevención de la Enfermedad y Promoción de la Salud.

CALENDARIO DE VACUNACIÓN

Se entiende por vacuna cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos.

Puede tratarse, por ejemplo, de una suspensión de microorganismos muertos o atenuados, o de productos o derivados de microorganismos.

El método más habitual para administrar vacunas es la inyección, aunque algunas se administran con un vaporizador nasal u oral.

El calendario de vacunaciones que se muestra a continuación para la Comunidad Autónoma de Extremadura constituye una herramienta fundamental para garantizar la protección adecuada frente a varias enfermedades infecciosas.

Documentos de Interés: Decreto 184/2019, de 17 de diciembre, por el que se aprueba el calendario común de vacunación a lo largo de toda la vida de la Comunidad Autónoma de Extremadura.

CORONAVIRUS

¿Qué debes saber del nuevo coronavirus? Ver enlace
¿Qué puedo hacer para protegerme del nuevo coronavirus y otros virus respiratorios? Ver enlace

Para evitar el contagio, la Organización Mundial de la Salud ofrece una serie de recomendaciones:

LÁVATE LAS MANOS FRECUENTEMENTE

Lavarse las manos con frecuencia con un desinfectante de manos a base de alcohol o con agua y jabón.  Esta precaución mata el virus si se encuentra en tus manos.

ADOPTA MEDIDAS DE HIGIENE RESPIRATORIA

Al toser o estornudar, cúbrete la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo desechable. A continuación, tira el pañuelo inmediatamente y lávate las manos con un desinfectante de manos a base de alcohol, o con agua y jabón.

Al cubrir la boca y la nariz durante la tos o el estornudo se evita la propagación de gérmenes y virus.

Si estornudas o toses cubriéndote con las manos puedes contaminar los objetos o las personas a los que toques.

MANTÉN EL DISTANCIAMIENTO SOCIAL

Guarda al menos 1 metro (3 pies) de distancia con las demás personas, particularmente aquellas que tosan, estornuden y tengan fiebre.

Cuando alguien con una enfermedad respiratoria, como la infección por el 2019-nCoV, tose o estornuda, proyecta pequeñas gotículas que contienen el virus. Si está demasiado cerca, puede inhalar el virus.

EVITA TOCARTE LOS OJOS, LA NARIZ Y LA BOCA

Las manos tocan muchas superficies que pueden estar contaminadas con el virus. Si te tocas los ojos, la nariz o la boca con las manos contaminadas, puedes transferir el virus de la superficie a tí mismo.

SI TIENES FIEBRE, TOS Y DIFICULTAD PARA RESPIRAR, SOLICITE ATENCIÓN MÉDICA A TIEMPO

Indica a su prestador de atención de salud si ha viajado a una zona de China en la que se haya notificado la presencia del 2019-nCoV, o si has tenido un contacto cercano con alguien que haya viajado desde China y tenga síntomas respiratorios.

Siempre que tengas fiebre, tos y dificultad para respirar, es importante que busques atención médica de inmediato, ya que dichos síntomas pueden deberse a una infección respiratoria o a otra afección grave. Los síntomas respiratorios con fiebre pueden tener diversas causas, y dependiendo de sus antecedentes de viajes y circunstancias personales, el 2019-nCoV podría ser una de ellas.

SI TIENES SÍNTOMAS RESPIRATORIOS LEVES Y NINGÚN ANTECEDENTE DE VIAJE A ZONAS AFECTADAS

Si presentas síntomas respiratorios leves y no tienes antecedentes de viajes a zonas afectadas, practica cuidadosamente una higiene respiratoria y de manos básica y quédate en casa hasta que re recuperes, si es posible.

ADOPTA MEDIDAS GENERALES DE HIGIENE EN LOS MERCADOS DE ANIMALES Y PRODUCTOS FRESCOS

Lávate las manos periódicamente con jabón y agua potable y después de tocar animales y productos animales; Evita tocarte los ojos, la nariz o la boca con las manos y procura no tener contacto con animales enfermos o productos animales en mal estado.

Elude estrictamente todo contacto con otros animales en el mercado (como por ejemplo gatos y perros callejeros, roedores, aves, murciélagos …) y con desechos o fluidos de animales posiblemente contaminados que se encuentren en el suelo o en estructuras de tiendas y mercados.

EVITA EL CONSUMO DE PRODUCTOS ANIMALES CRUDOS O POCO COCINADOS

Manipula la carne cruda, la leche y los órganos de animales con cuidado a fin de evitar la contaminación cruzada con alimentos crudos, con arreglo a las buenas prácticas sobre inocuidad de los alimentos.

USO DE MASCARILLAS

USO RACIONAL DE LOS ANTIBIÓTICOS

Los antibióticos están indicados para tratar las enfermedades infecciosas causadas por bacterias. Para el resto de las enfermedades no tienen ninguna utilidad. Además, cada caso requerirá un antibiótico y una pauta de administración determinados. Por tanto, un uso racional será aquel que obedece a motivos y que no se hace a la ligera. Por ello, los antibióticos deben ser prescritos por los médicos.

En la actualidad hay bacterias que se han hecho resistentes a la mayoría de los antibióticos. Pueden provocar infecciones graves muy difíciles de tratar y que pueden originar secuelas o la muerte. Sobre todo en pacientes crónicos, inmunodeprimidos, debilitados o sometidos a cirugía.

Además, la necesidad de utilizar otros tipos de antibióticos o combinaciones de varios a la vez aumenta sus efectos secundarios.

Todo esto supone un enorme gasto sanitario. Muchas veces sin ni siquiera reportar un beneficio de salud a cambio. El uso indiscriminado de antibióticos aumenta las resistencias bacterianas, por lo que dichos fármacos dejan de ejercer el efecto beneficioso que se espera y supone la pérdida del mismo como arma terapéutica en procesos que pueden ser mortales.

En definitiva ¿qué pueden hacer los pacientes?

Sólo usar los antibióticos que prescriba el médico, según las pautas indicadas. No presionar al médico para dar antibiótico. Evitar la reiteración de consultas por procesos banales.

EL TABACO MATA

Se denominan productos del tabaco los que están hechos total o parcialmente con tabaco, sean para fumar, chupar, masticar o esnifar. Todos contienen nicotina, un ingrediente psicoactivo muy adictivo.

El consumo de tabaco es uno de los principales factores de riesgo de varias enfermedades crónicas, como el cáncer y las enfermedades pulmonares y cardiovasculares. A pesar de ello, su consumo está muy extendido en todo el mundo. Varios países disponen de leyes que restringen la publicidad del tabaco, regulan quién puede comprar y consumir productos del tabaco, y dónde se puede fumar.

La mayoría de las personas que han sido capaces de dejar de fumar exitosamente lo intentaron al menos una vez sin éxito en el pasado. Trate de no ver los intentos pasados de dejar de fumar como fracasos. Véalos como experiencias de aprendizaje.

Dejar de fumar o dejar de usar tabaco libre de humo es difícil, pero cualquiera puede hacerlo.

Conozca qué síntomas debe esperar cuando deje de fumar. Estos se denominan síntomas de abstinencia. Los síntomas comunes incluyen:

  • Un intenso deseo de nicotina
  • Ansiedad, tensión, inquietud, frustración o impaciencia
  • Dificultad para concentrarse
  • Somnolencia o problemas para dormir
  • Dolores de cabeza
  • Incremento del apetito y aumento de peso
  • Irritabilidad o depresión

La intensidad de los síntomas dependerá de por cuanto tiempo usted fumo. La cantidad de cigarrillos que fumaba también influirá.

¿SE SIENTE LISTO PARA DEJAR DE FUMAR?

Primero fije la fecha para comenzar. Esta es la fecha en la que dejará de fumar por completo. Antes de esa fecha, usted puede comenzar a reducir el consumo de cigarrillo. Recuerde, que no existe un nivel seguro de consumo de tabaco.

Haga una lista de las razones por las cuales usted quiere dejar el tabaco. Incluya los beneficios tanto a corto como a largo plazo.

Identifique los momentos en los que es más propenso a fumar. Por ejemplo, ¿Tiende a fumar cuando está estresado o deprimido? ¿Cuando sale en las noches con amigos? ¿Cuando está tomando café o alcohol? ¿Cuando está aburrido? ¿Cuando está conduciendo? ¿Inmediatamente después de una comida o de tener relaciones sexuales? ¿Durante un descanso en el trabajo? ¿Mientras está viendo televisión o jugando cartas? ¿Cuando está con otros fumadores?

Comunique a todos sus amigos, familia y compañeros de trabajo su plan para dejar de fumar. Infórmeles la fecha en la que lo hará. Puede ayudar el hecho de que ellos sepan por lo que usted va a pasar, sobre todo cuando usted esté malhumorado.

Deshágase de todos sus cigarrillos justo antes de la fecha en la que va a dejar de fumar. Limpie todo lo que huela a humo, como ropa y muebles.

HAGA UN PLAN

Planee lo que va a hacer en lugar de fumar en los momentos en los que es más propenso a hacerlo.

Sea lo más específico posible. Por ejemplo, si en el pasado fumaba mientras tomaba una taza de café, ahora tome té. Es posible que el té no desencadene el deseo por un cigarrillo. O, cuando se sienta estresado, dé un paseo en lugar de fumar un cigarrillo.

Deshágase de los cigarrillos del automóvil. En su lugar coloque galletas o caramelos.

Encuentre actividades que ocupen sus manos y su mente, pero que no sean agotadoras ni engordadoras. Los juegos de computadora, solitario, tejer, coser y hacer crucigramas pueden ayudar.

Si usted normalmente fuma después de comer, encuentre otras formas de finalizar una comida. Coma un pedazo de fruta. Levántese y haga una llamada. Dé un paseo (una buena distracción que también quema calorías).

CAMBIE SU ESTILO DE VIDA

Haga otros cambios en su estilo de vida. Cambie su horario y hábitos diarios. Coma a horas diferentes, o consuma varias comidas pequeñas en lugar de tres grandes. Siéntese en una silla diferente o incluso en una habitación diferente.

Satisfaga sus hábitos orales en formas diferentes. Coma apio u otro refrigerio bajo en calorías. Mastique goma de mascar sin azúcar. Chupe una rama de canela. Finja que fuma utilizando una pajilla en la boca.

Haga más ejercicio. Camine o monte en bicicleta. El ejercicio le ayuda a aliviar las ganas de fumar.

ESTABLEZCA ALGUNAS METAS

Establezca metas para dejar de fumar a corto plazo y recompénsese cuando las logre. Todos los días, ponga en un frasco el dinero que normalmente gasta en cigarrillos. Luego, gaste ese dinero en algo que le guste.

Trate de no pensar en todos los días que le esperan en los que necesitará evitar fumar. Tome las cosas un día a la vez.

Tan solo una fumada o un cigarrillo harán que el deseo por los cigarrillos sea más fuerte. Sin embargo, es normal cometer errores. Así que aun si fumó un cigarrillo, no necesita fumar el próximo.

OTROS CONSEJOS

Inscríbase a un programa para dejar de fumar. Los hospitales, departamentos de salud, centros comunitarios y lugares de trabajo frecuentemente ofrecen programas. Aprenda auto-hipnosis u otras técnicas.

Pregúntele a su proveedor de atención médica sobre medicamentos que le pueden ayudar a dejar la nicotina y el tabaco y que evitan que recaiga. Estos incluyen los parches de nicotina, la goma de mascar, dulces medicados y los aerosoles. Los medicamentos con receta médica como el vareniclina y el bupropion, pueden ayudar a disminuir los deseos de nicotina y otros síntomas de abstinencia. Actualmente la financiación de los fármacos para ayudar a dejar de fumar tiene unas indicaciones muy precisas, no pudiendo beneficiarse todos los usuarios.

UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Una alimentación saludable consiste en ingerir una variedad de alimentos que te brinden los nutrientes que necesitas para mantenerte sana, sentirte bien y tener energía. Estos nutrientes incluyen las proteínas, los carbohidratos, las grasas, el agua, las vitaminas y los minerales.

La nutrición es importante para todos. Combinada con la actividad física y un peso óptimo, evitar fumar e ingerir bebidas alcohólicas de alta graduación, la buena alimentación es una forma excelente de ayudar a tu cuerpo a mantenerse fuerte y saludable.

Una dieta saludable tiene que reunir las características siguientes:

  • Tiene que ser completa: debe aportar todos los nutrientes que necesita el organismo: hidratos de carbono, grasas, proteínas, vitaminas, minerales y agua.
  • Tiene que ser equilibrada: los nutrientes deben estar repartidos guardando una proporción entre sí. Así, los hidratos de carbono (CHO) han de suponer entre un 55 y un 60% de las kcal totales al día; las grasas, entre un 25 y un 30%; y las proteínas, entre un 12 y un 15%. Además, hay que beber de 1,5 a 2 litros de agua al día.
  • Tiene que ser suficiente: la cantidad de alimentos ha de ser la adecuada para mantener el peso dentro de los rangos de normalidad y, en los niños, lograr un crecimiento y desarrollo proporcional.
  • Tiene que ser adaptada a la edad, al sexo, a la talla, a la actividad física que se realiza, al trabajo que desarrolla la persona y a su estado de salud.
  • Tiene que ser variada: debe contener diferentes alimentos de cada uno de los grupos (lácteos, frutas, verduras y hortalizas, cereales, legumbres, carnes y aves, pescados, etc.), no solo porque con ello será más agradable, sino porque, a mayor variedad, habrá también una mayor seguridad de garantizar todos los nutrientes necesarios.

PREVENCIÓN DE CAÍDAS

PREVENCIÓN DE CAÍDAS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la caída como:

“La consecuencia de cualquier acontecimiento que precipite al individuo hacia el suelo contra su voluntad”

Factores de riesgo de caídas:

Factores extrínsecos a la persona:

  1. Iluminación inadecuada.
  2. Suelo resbaladizo.
  3. Superficies irregulares y barreras arquitectónicas.
  4. Entornos desconocidos.
  5. Espacios reducidos o difíciles vías de acceso.
  6. Falta o mala adaptación de gafas o audífonos.
  7. Carencia de ayudas técnicas para caminar o desplazarse.

Factores intrínsecos a la persona:

  1. Edad: menores de 5 años y mayores de 65.
  2. Alteraciones de la capacidad motora.
  3. Alteraciones en la capacidad de percepción sensorial.
  4. Alteraciones del estado de consciencia.
  5. Historia de caídas previas.
  6. Trastornos de las facultades mentales.
  7. Dificultad para control de esfínteres.
  8. Alteraciones del estado nutricional o situaciones de gestación o puerperio.
  9. Existencia de barreras comunicativas.
  10. Determinadas patologías neurológicas, respiratorias, cardíacas, articulares, metabólicas o músculo-esqueléticas.
  11. Existencia de dolor agudo o crónico.
  12. Hábitos tóxicos.
  13. Pacientes en procesos quirúrgicos.
  14. Pacientes con uso de medicación con antihipertensivos, ansiolíticos, antiarrítimicos, diuréticos, vasodilatadores, analgésicos, hipnóticos, antihistamínicos, antiepiléticos, betabloqueantes,…
  15. Pacientes con dispositivos o prótesis implantadas.
  16. Falta de solicitud de ayuda cuando se necesita.

Medidas preventivas ante las caídas:

  1. Procurar un ambiente correctamente iluminado y una superficie no deslizante.
  2. No colocar objetos al alcance del paciente.
  3. Uso de barandillas adecuadas en pacientes encamados con riesgo de caída.
  4. Proporcionar timbres a aquellos pacientes que se encuentren solos.
  5. Evitar barreras y obstáculos en el suelo de la estancia donde se encuentre la persona.
  6. Correcta identificación de la persona que tenga alto riesgo de caída.
  7. Proporcionar dispositivos de ayuda a la deambulación.
  8. Sugerir al paciente el uso de sus gafas o audífonos.
  9. Uso de calzado y ropas seguras.
  10. Utilizar las técnicas adecuadas en las movilizaciones y el uso correcto de camillas y sillas de ruedas.
  11. Proporcionar ayuda en la dembulación aunque sean distancias cortas o uso del baño.
  12. Evitar subirse a alturas (banquetas o sillas).
  13. Extremar las precauciones al acostarse o levantarse.
Ir al contenido